Reducción de la Huella de Carbono

May 12, 2021

La huella de carbono se determina en función de las emisiones de gases de efecto invernadero que generamos los seres humanos y cuantifica el impacto que provocamos en el medio ambiente. Su unidad de medida son unidades de CO2.

En el año 2014 el Consejo de Ministros aprueba un real decreto que crea el Registro de la Huella de carbono. Este Real Decreto pone en relevancia la importancia de calcular y registrar la huella de carbono con el fin de contar con un inventario de emisiones lo más completo y fiable posible. La medición se realiza teniendo en cuenta todo el ciclo de vida de dicho producto o servicio.

Para las empresas y organizaciones, el cálculo de la huella de carbono se configura como referencia o punto de partida. Su registro hace a las empresas conscientes del impacto que generan y permite implementar las acciones más efectivas para la reducción de emisiones o compensar, en caso de no poder evitarlas.

¿Qué beneficios aporta el cálculo de la huella de carbono para las empresas?

Calcular la huella de carbono en las empresas indica el grado de ecoeficiencia de la misma y posibilita el ahorro de costes. Identifica la transparencia del impacto medioambiental y ofrece información fiable a los consumidores sobre el producto o servicio que están contratando, esto posicionará a la empresa como referente medioambiental y la diferenciará en el mercado.

Existen diferentes estándares para realizar el cálculo de la huella de carbono empresarial. Entre ellos destacan el PAS 2050, el protocolo GHG o la norma ISO 14064.

¿Cómo reducir la huella de carbono en las empresas?

La clave para la reducción de la huella de carbono en el ámbito empresarial se encuentra en establecer lineas de actuación con estos objetivos específicos y poner en marcha medidas concretas como son: la inscripción en registros de la huella de carbono, reducir el uso de energía o adaptar la movilidad de los trabajadores y la logística del transporte.